Motor coche: Funcionamiento y tipos

revision coche

En el mercado de automoción encontramos carrocerías novedosas, con estilos para todo tipo de conductores y para dinámicas de conducción variadas. Esta pieza es la estructura más básica del vehículo, y no solo marca diferencia en el estilo del conjunto, sino que el tipo de carrocería determina la aerodinámica de la conducción. En buscatucoche te contamos las variantes que puedes encontrar en los stocks más actualizados y algunos consejos para que te decantes por una o por otra, teniendo en cuenta su estética y los tipos de equipamiento  en tecnología de estos coches.

Funcionamiento motor coche

El funcionamiento de los automóviles varía según el tipo de motor que escojas. Los motores tradicionales se mueven gracias a la quema del combustible, mientras que los vehículos híbridos utilizan para moverse tanto la energía de las baterías como la quema de combustible. Los motores eléctricos funcionan de forma completa recurriendo a uno o dos motores eléctricos y a las baterías. Los transformadores son piezas claves en este tipo de vehículos, convirtiendo la corriente alterna en corriente continua.

Los coches de combustión funcionan por medio de cuatro tiempos básicos: la admisión de combustible, la compresión de aire y de combustible; la explosión, situada en la cámara de combustión donde se lleva a cabo la detonación; y, por último, el escape.

Tipos de motores de coches

El funcionamiento de los automóviles varía según el tipo de motor que escojas. Los motores tradicionales se mueven gracias a la quema del combustible, mientras que los vehículos híbridos utilizan para moverse tanto la energía de las baterías como la quema de combustible. Los motores eléctricos funcionan de forma completa recurriendo a uno o dos motores eléctricos y a las baterías. Los transformadores son piezas claves en este tipo de vehículos, convirtiendo la corriente alterna en corriente continua.

Los coches de combustión funcionan por medio de cuatro tiempos básicos: la admisión de combustible, la compresión de aire y de combustible; la explosión, situada en la cámara de combustión donde se lleva a cabo la detonación; y, por último, el escape.

Motor de gasolina

Quizás los más populares en la historia de la conducción, los motores de gasolina también se conocen como motores de combustión. Funcionan por vía de la quema de combustible, con una chispa generada por la bujía: la combinación de aire y combustible hace posible este proceso. A su vez, los motores de gasolina se subdividen en motores a dos o a cuatro tiempos, siendo los últimos los más habituales en los automóviles puestos en venta: se llaman de cuatro tiempos porque su funcionamiento de divide en admisión, compresión, expansión y escape, mientras que los de dos tiempos realizan la aspiración y la compresión en un solo movimiento.

Motor de gasolina

Motor diésel

Para su funcionamiento, los motores diésel utilizan el gasóleo, que expulsa unas emisiones más altas frente a los modelos que queman gasolina. A causa de los daños que provocan en el medioambiente, están siendo controlados mucho más por las administraciones, para disminuir su uso y su venta. Tal y como sucede con los coches de gasolina, los motores diésel pueden funcionar tanto a dos como a cuatro tiempos.

 

Motor GLP

Los GLP son vehículos que se nutren del gas licuado de petróleo, empleado en combinación con los motores de gasolina. Estos utilizan tanto el butano como el propano para su funcionamiento, reduciendo notablemente las emisiones y consiguiendo la etiqueta ECO de la DGT. El Autogás es un derivado del petróleo que se surte en líquido y que se somete a presión hasta convertirlo en gas y alimentar los inyector que llevan a los cilindros. Cada vez son más los puntos que repostaje que incluyen esta alternativa segura y con altos niveles de autonomía.

Motores híbridos

Motor híbrido

La necesidad de reducir las emisiones en la carretera ha acelerado la creación de nuevos motores, como es el caso de los motores híbridos. Sin eliminar por completo los motores de gasolina, se incluye el apoyo de las baterías, que se cargan de forma automática con el movimiento, con las frenadas o a partir de una toma eléctrica. Dentro de este apartado encontramos los híbridos suaves, los híbridos enchufables, los híbridos con motores combinados o los híbridos puros.

Motor eléctrico

Los coches eléctricos funcionan gracias a una o dos baterías, las piezas centrales de este tipo de conjuntos. Son las que se encargan de almacenar la energía, mientras que por medio de los transformadores se convierte en la corriente continua que permitirá el movimiento en el vehículo.

Para distribuir la energía correctamente, el controlador se encarga de gestionarla a las luces del coche, a los sistemas de sonido o a las baterías. Sobre la base de todos estos sistemas en conjunto, la conducción eléctrica se convierte en la más segura, la más sostenible para el medio y la que requiere un mantenimiento más reducido.

Consulta todas nuestras ofertas y asegúrate de que tu coche nuevo se encuentra entre los  coches que menos consumen, subiéndote a la tendencia de conducción sostenible por precios muy ajustados y sin perder calidad.