Cómo conducir con nieve o hielo

Conducir con nieve

Con la llegada del invierno es muy frecuente que nos encontremos con nieve o con hielo en las carreteras de nuestro país, un posible causante de accidentes de tráfico si no se toman las medidas adecuadas. En buscatucoche te damos todas las claves para que puedas conducir con nieve o con hielo en la calzada, manteniendo la seguridad. Utiliza nuestro comparador para elegir el coche ideal, ya sea diésel o eléctrico.

Consejos para conducir con nieve

Por debajo de los 7 grados, el frío puede causar malas pasadas sobre nuestro vehículo, ya que afecta directamente a los neumáticos: tanto en presión como en el agarre. Por seguridad, es conveniente que antes de emprender cualquier desplazamiento prestemos atención a las temperaturas y a los avisos de las autoridades de tráfico. Por suerte, son muchos los vehículos actuales que incorporan un pitido o un aviso luminoso si hay riesgo en la conducción por humedad, por lluvias o por helada. Nunca ignores estas señales y toma las medidas necesarias para que tu desplazamiento vaya bien.

Te proponemos algunos consejos sencillos de seguir, que llevan utilizándose durante años en las carreteras y cuya eficacia está asegurada. Aunque el riesgo no se puede reducir a cero, seguir estos pasos es una apuesta por tu seguridad y por la de todos los conductores.

Utiliza los neumáticos correctos

La utilización de neumáticos temporales es esencial para garantizar la conducción segura, por eso con el frío es recomendable hacer el cambio estacional y colocar a nuestro vehículo unas ruedas de invierno. Las ruedas de invierno tienen una gran capacidad para soportar las bajas temperaturas sin perder agarre, además de tener una mayor profundidad del dibujo. Recuerda revisar la presión antes de cada viaje, además de verificar que el dibujo es el correcto.

Ruedas para nieve

Utiliza marchas largas

Si no puedes evitar viajar con nieve, lo ideal es que adaptes tu conducción lo máximo posible. Uno de los mejores trucos es utilizar marchas largas, que son las más suaves, sin provocar la pérdida de adherencia sobre la carretera. Evita el continuo cambio y si tu coche es automático puedes utilizar el modo nieve.

 Utiliza cadenas de nieve

La utilización de cadenas de nieve puede ser obligatorio si la carretera se encuentra en mal estado para la circulación. Lo que permite esta herramienta es maximizar el agarre de los neumáticos, incluso cuando hay hielo o nieve sobre el pavimento y las ruedas por sí mismas no pueden hacer su función con normalidad.

Cadenas ruedas

Si nunca has utilizado cadenas de nieve, siempre es buen momento para aprender a colocarlas sin la presión que supone hacerlo en medio de un trayecto. Sigue las instrucciones del fabricante, ya que la colocación puede variar dependiendo de si son cadenas metálicas o cadenas textiles. Lo más importante es que queden bien ajustadas y el tamaño sea el ideal para tus neumáticos, estando alineadas para no dañar los neumáticos. Una vez que las tengas colocadas, es recomendable que conduzcas unos metros y compruebes si están bien ajustadas y colocadas.

Mantén la distancia de seguridad

Cuando la carretera no está en perfectas condiciones, es recomendable que aumentes la distancia de seguridad respecto a otros vehículos. En caso de una frenada, la distancia aumentará mucho y se puede provocar un accidente. Este consejo, junto con el de la reducción de la velocidad, es esencial. También te recomendamos que reduzcas los adelantamientos, porque con nieve por medio el comportamiento de tu coche será impredecible.

No frenes bruscamente

Como te hemos comentado, cuando hay nieve por medio, el coche actúa de una manera imprevisible, por eso hay que evitar movimientos rápidos: un ejemplo claro es el de las frenadas bruscas y los cambios de dirección que desestabilizan el coche. Para frenar, pulsa el pedal muy suavemente y utiliza el freno del motor.

conducir con hielo

Cómo evitar que los neumáticos patinen en hielo

El hielo es otro de los grandes peligros para nuestros vehículos en las carreteras. Al igual que sucede con la nieve, es conveniente que utilices marchas altas para reducir la aceleración sobre las ruedas y así evitar que patinen. Un buen juego de cadenas tambien pueden ayudarte a maximizar el agarre de las ruedas, además de tener a punto el sistema de alumbrado, la batería, los frenos y el limpiaparabrisas.

Recuerda que las bajas temperaturas endurecen las gomas de tus neumáticos, por eso ante nieve o hielo debemos de tener un cuidado extra con esta parte del coche.  Evita distracciones al volante, mantén las dos manos al volante y no dudes en contactar con los expertos de buscatucoche para resolver cualquier duda.